Antonio Medina Guevara - Página de mis trabajos literarios
Antonio Medina Guevara - Página de mis trabajos literarios 

Reseñas:

Ana G. Hernández (Club de lectura “Qué locura de libros”)

 

Buenas tardes, hoy traigo mi reseña u opinión personal del libro de Antonio Medina Guevara titulado ''No matéis al gorrión''.


SINOPSIS:

''Antonio es un niño que ya ama a su vecina Isabel desde que la vio por primera vez. La Guerra Civil acaba de terminar y en el pueblo la vida vuelve a su cauce, aunque los dos bandos de la contienda todavía persisten, enconados, en lo cotidiano. Antonio ayuda a su padre en las tareas del campo… y va creciendo hasta qu e decide irse a estudiar en la capital. No Matéis al gorrión es una historia de amor que va más allá de la muerte. Un pueblo con la naturaleza a flor de piel, una calavera de plata y dos jóvenes amantes, Antonio e Isabel. El odio fratricida, el despertar sexual, el bosque exuberante, los secretos de los masones... Una novela deliciosa, emocionante y trágica a su manera, ambientada en la oscura España de la posguerra, pero con una mirada romántica y una rara y hermosa sensibilidad.''


MI OPINION PERSONAL:

Antonio Medina Guevara ha escrito una obra de literatura con mayúsculas que tiene un protagonista de lo más sencillo, un niño que con una mirada limpia e inocente, nos va narrando su vida comenzando por su niñez.


Con la calidad de una escritura cuidada pero accesible, el libro trata diferentes aspectos de la infancia durante la España de la posguerra y donde Antonio, el protagonista, nos va mostrando sus virtudes, sus debilidades y en donde nos enseña que en su mente no hay odio ni rencores, donde intenta comprender lo que ha pasado y lo que le rodea en su vida actual.


Con una gran sensibilidad y talento , el autor ha escrito una obra que nos permite entender la manera en que la memoria marca la existencia, nos recuerda que el pasado nunca pasa pero cambia a medida que lo revivimos, nos deja ver de cerca ese proceso de adaptación, dónde aborda la reconstrucción de uno de los periodos más estudiados por la historiografía española, pero lo hace desde una perspectiva novedosa y dando el protagonismo total a un sujeto histórico en el que pocas veces se han fijado los historiadores: los niños.


Hay que reconocer a Antonio Medina Guevara una excelente labor de documentación porque ha sabido retratar con suma fidelidad tanto la sociedad como las costumbres y los conflictos propios acaecidos en la posguerra.


La novela mantiene un buen ritmo narrativo y que despierta capítulo a capítulo la curiosidad del lector hasta su emocionante y tierna conclusión.


No matéis al gorrión es un magnífico libro que no se debe dejar de leer.

¡¡Muy recomendable!!.


Ana G. Hernández.

http://poderletras-ares.blogspot.com.es/2011/12/resena-no-mateis-al-gorrion-de-antonio.html

 

Leer esta obra me ha transportado a mis tiempos de estudiante de Bachillerato, nos dicAntonio en su biografía ser admirador de las generaciones del 98 y del 27 y que esa admiración la refleja en sus textos, pues es una verdad como un castillo, esta novela me ha recordado al libro"La Voluntad" de José Augusto Trinidad Martínez Ruiz, «Azorín», uno de los escritores referente de la generación del 98.
El predominio de los elementos autobiográficos y de impresiones suscitadas por el paisaje, unido a una forma singular de la descripción literaria, son elementos que Antonio nos muestra en esta novela, el lector se sorprenderá si no conoce a nuestros clásicos por la retórica un poco barroca y con metáforas que no es una forma muy extendida actualmente en las novelas que se publican..

Ni que decir que he disfrutado mucho con este libro, es una obra perfectamente estructurada, con un argumento diferente a lo que estamos acostumbrados, está ambientado en el pueblo natal de Antonio, un pueblo del sur de España y en plena posguerra, donde el protagonista principal de la obra da sus primeros pasos, donde encuentra el amor y donde pasa toda una serie de visicitudes bellamente narradas.
El libro a modo de diario está escrito en primera persona, me ha asombrado como Antonio ejecuta la descripción, consigue hacernos entrar en la historia no solamente como espectadores, hace que nos adentremos en la trama como si viviéramos en el lugar y en la época..

Es una novela que os emocionará, muchos de vosotros habréis escuchado historias reales de aquella época por vuestros padres o abuelos, leer esta obra es un ejercicio de memoria histórica que os recomiendo, conocer nuestra historia puede ser muy válido para no cometer los mismos errores de nuestros antepasados, esta novela es un canto a la libertad, al amor y a los valores más fundamentales de un ser humano..

Para finalizar deciros que es un libro muy recomendable, que no os va a defraudar, felicito a Antonio por brindarnos su talento 



 

No matéis al gorrión es una delicia de libro, que he disfrutado desde la primera a la última página, en el que se te escapa más de una lágrima, que te hace volver a esas historias tiernas, con amores para toda la vida, con hombres y mujeres humildes luchando a diario por la subsistencia en un época muy dura de nuestra historia, y con un final sorprendente que me ha encantado.

 

"Los gorriones son los niños del aire, la chiquillería de los arrabales, plazas y plazuelas del espacio."  

Miguel Hernández

En cuanto comencé a leer No matéis al gorrión supe que me iba a gustar. Y a cada página que leía me ratificaba en esta primera impresión. Antonio Medina Guevara ha construido con No matéis al gorrión una novela a la antigua usanza, con sabor a pueblo, que me ha atrapado. Antonio, el protagonista, es el que narra su propia historia, la de su pueblo y sus gentes,  a través del recuerdo.

"Después del paso del tiempo solo nos queda la memoria."

 Comienza la historia con Antonio, de niño, en su pequeño pueblo de Granada. Vive con su humilde familia en un barrio pobre, muy pobre. Son los duros años de la posguerra.

"Aún sonaban en el silencio comentarios ahogados de los días pasados en la Contienda Civil. Pero en mi pueblo, por no pasar, ni tan siquiera pasó la guerra, solo la humillación..."

La mirada de Antonio sobre sus recuerdos, su pueblo, sus gentes, la naturaleza es una mirada tierna, cariñosa, y con momentos de verdadera poesía. Son pobres y su padre ha de realizar diversos trabajos para poder mantener a su familia. El campo y las tareas agrícolas ocupan la mayor parte del tiempo de las gentes del lugar. Es una vida dura, pero que Antonio recuerda feliz. Antonio Medina Guevara

Y vamos conociendo a familia de Antonio, al Clarete, al cura, a la Canija, a Juan, a don Ramón, a Manolito... y se les va cogiendo cariño, con sus virtudes y debilidades. Antonio tiene buen corazón y su visión del mundo es generosa; no juzga, comprende, intenta comprender... Además él tiene a Isabel, a la que ha querido desde siempre, una muchacha aún más pobre que él. 
"Pasaron algunos años más llenos de miseria y felicidad...De miseria porque la vida seguía siendo muy dura en el pueblo, durísima; y de felicidad porque mis últimos años de niñez no pudieron ser más felices.Nada teníamos pero nada necesitábamos..."

Gracias a los esfuerzos del maestro, Antonio puede ir a la capital a estudiar bachillerato, pero no se olvida de Isabel. Es un amor correspondido y Antonio cada año espera con ansia las vacaciones de navidad y verano para poder volver al pueblo, en donde está todo lo que quiere, todo lo que necesita... su mundo. Pero aún  quedan rencillas y rencores mal curados.
"Eran malos tiempos aquellos, muy malos..."

 No matéis al gorrión es una delicia de libro, que he disfrutado desde la primera a la última página, en el que se te escapa más de una lágrima, que te hace volver a esas historias tiernas, con amores para toda la vida, con hombres y mujeres humildes luchando a diario por la subsistencia en un época muy dura de nuestra historia, y con un final sorprendente que me ha encantado.  
 
  

Nuestra villa, aparte de muchos y variados intelectos, siempre ha sido cuna de verdaderos religiosos; tanto en hombres, como en mujeres, y también en híbridos; como es el caso de sor Fernanda Fernández que -después de más de dos siglos-, aún no sabemos a que sexo pertenecía. Ya, en mediados del siglo XVI, cuentan que aportamos varios de ellos a la impagable misión de expandir la fe allende las Américas. Todos fueron buenos predicadores a la vez magníficos artífices en gestas que, no solo alimentaron las almas descarriadas de aquellos indios, sino que también fueron partícipes muy activos en el desarrollo humano de tan noble misión. Uno de estos personajes que -a pesar de su entrega y en injusticia, no pasaría a la historia-, fue don Atanasio Hortal de Medina.

Historias de un pueblo andaluz




Autor: Antonio Medina Guevara


 CAROLINA MÁRQUEZ ROJAS


 OPINIÓN de Carolina Márquez Rojas

 A falta de sinopsis he puesto un fragmento que aparece en la contraportada del libro. Recomiendo la elaboración de una buena sinopsis pues este extracto de un episodio del libro induce a confusión sobre lo que vas a encontrar, aunque el título ya da de por sí pistas suficientes. Pero insisto: una buena sinopsis es fundamental, uno de los tres criterios junto a una buena portada y un buen título, para atraer la atención si eres un escritor novel y deseas que lean tu novela.

 Obviando este detalle, he de decir que me he encontrado con un relato divertido, a veces tierno y muy pintoresco. Pero también cargado de tópicos y tipismos de un pueblo singular como es el pueblo andaluz. Y como lo son todos los pueblos, evidentemente.
 Lo que me gusta es que Antonio relata esos tópicos con un lenguaje muy del sur y es que los andaluces son ricos en expresiones y palabras que provocan sonrisas, palabras alegres y llenas de colorido, algunas malsonantes pero siempre muy expresivas.

 Historias típicas de un pueblo andaluz, eso es lo que he encontrado y lo que me ha hecho pasar un rato entrañable. Como hija de sevillano reconozco muchas de las expresiones y palabras utilizadas, así como el carácter y comportamiento de los andaluces. Relatos que se leen con agilidad esbozando siempre una sonrisa.
 Historias cotidianas que transcurren en una localidad de Granada, con variopintos personajes y situaciones rocambolescas, como solo pueden darse en Andalucía, con gracia y salero, situaciones que en otros pueblos podrían resultar ridículas pero que en manos de las gentes del sur resultan ser lecciones de sabiduría.

 Recomiendo la lectura de este libro. España está llena de luces y sombras y de pueblos muy diferentes e incluso contradictorios. Antonio Medina nos conduce a un mundo particular, a una parte de nuestro país rica en matices y bella por todos los costados. Ea...

Gracias a Antonio por confiar en mí y enviármela.

No matéis al gorrión, de Antonio Medina Guevara

No matéis al gorrión, de Antonio Medina Guevara

Publicado el 22 enero 2012 por Xula
No matéis al gorrión, de Antonio Medina Guevara
 No matéis al gorrión
Antonio Medina Guevara
ISBN: 9788492952106
Formato: Rustica con solapas, 350 Págs. Editorial: Ediciones Atlantis


¡Buenas a todos!
Por fin he rescatado el archivo de esta reseña, que aunque estaba incompleto, ha servido de guía para reescribirla. ¡Con la rabia que da volver a empezar de cero! Espero no sufrir más accidentes informáticos, y no dejar tan abandonado el pobre blog…
Para saber más del autor, AQUÍ.

Argumento
Antonio es un niño que ya ama a su vecina Isabel desde que la vio por primera vez. La Guerra Civil acaba de terminar y en el pueblo la vida vuelve a su cauce, aunque los dos bandos de la contienda todavía persisten, enconados, en lo cotidiano. Antonio ayuda a su padre en las tareas del campo… y va creciendo hasta que decide irse a estudiar en la capital.

Estructura, ambientación y estilo narrativo
La novela se estructura en 7 capitulos medianamente largos, incorporando fotos de la zona en cada uno de ellos. Incluye también un glosario de definiciones para términos locales utilizados en la novela. La maquetación es amplia y cómoda, muy espaciada.
La historia se sitúa en un pueblo andaluz durante la época de postguerra, dibujando la situación de pobreza y desdesperacion en la que se vive en la época, todo bajo la mirada tierna de un niño.
La narrativa es sencilla, escrito en primera persona, cuyo narrador es el niño protagonista a la edad de unos 15 años. La lectura es muy rápida y fluida.

Personajes
Antonio es el protagonista de la historia. A pesar de tener 15 años, las primeras partes de su vida las cuenta con la inocencia propia del momento en que las vivió. Debido a su personalidad siempre intenta comprenderlo todo y aceptar a las personas sin juzgarlas.
Isabel es su amor infantil, y posteriormente de adolescencia. La describe como una niña bella y pura, de una familia sencilla. A pesar de que al comienzo de la historia, se puede pensar que el personaje esta idealizado por el protagonista, situaciones posteriores nos hacen ver que realmente es tal su imagen. 

Sus padres, y su familia en general, son ejemplos típicos de la sociedad de la época: madre ama de casa y padre agricultor pluriempleado, además de varios hermanos. Su abuelo se presenta como una persona serena y distante, pero que transmite cariño con su presencia. 
Todos los demás personajes, que influyen más o menos en el trascurso de la historia son una clara imagen de la sociedad de la época: el profesor sin vocación y el que realmente la tiene, los vecinos humildes y las familias ricas del pueblo… 

Mi opinión
Cuando el autor me la envió, la comencé a leer sin saber casi nada de ella. De hecho, por su titulo me esperaba una novela negra o algo semejante. Evidentemente me sorprendió lo que me encontré entre sus páginas: primero por su contenido, luego por su narración.
Luego descubrí una novela muy tierna, sobre todo por como esta contada. Es una historia de infancia, llena de juegos, ilusiones y amores juveniles. Pero en el fondo cuenta una historia muy dura, como no podía ser de otro modo dada la época en la que está situada.
Su lectura me ha recordado mucho a la literatura del instituto (las ratas, los santos inocentes, la colmena…), ya no solo por la ambientación de postguerra, sino por la forma de narrarlo con toda la naturalidad del mundo.

El texto transmite un gran apego por la tierra, los orígenes, la vida sencilla pero plena. ¿Tal vez una pequeña parte de autobiografía? Eso tendrá que aclarárnoslo el autor…
Abundan las descripciones de lugares y situaciones corrientes, aunque en ningún momento llega a ser pesado, sino que incluso nos dan ganas de ir a visitar la tierra. Yo personalmente no he estado nunca en la provincia de Granada, así que tendré que planear unas vacaciones.
El autor nos habla de la libertad de espíritu de los niños, de su falta de malicia. Pero a la vez, de cómo maduran demasiado pronto por la vida que llegan. Nos muestra los prejuicios de la época en cuanto a las clases y las relaciones de pareja, pero también nos muestra el lado amable de la solidaridad entre vecinos.

Los personajes son muy reales, se nota las inspiraciones en vivencias propias (aunque esto es una mera conjetura). Reflejan historias que muchos no hemos vivido por ser demasiado jóvenes, pero que conocemos por nuestros padres o abuelos.
El final me ha resultado tremendamente emotivo. Yo diría que sorprendente, aunque considero que no cabía otra opción. Pero sí que es muy tierno y que de deja un sabor de boca muy agradable.
Como siempre, a mi me gusta buscar el origen del título, y ya que este me había llevado a equivocación en un principio, no podía ser menos. El gorrión se refiere a la inocencia: no matar la infancia. Porque tal como dijo Miguel Hernández “Los gorriones son los niños del aire”. Es con esta cita con la que el autor abre esta novela y con una referencia la cierra.
Son de agradecer las fotografías que acompañan al libro, así como los términos incluidos al final, que para aquellos que no conocernos el lenguaje de la zona, nos sacan de más de un apuro lingüístico. 

Para terminar, deciros que es una lectura muy dinámica, que se devora mas que se lee. A mi apenas me llevó un día terminarlo. Lo considero muy recomendable para todos, aunque creo que los disfrutaran más aquellos que hayan leído esas obras clásicas que menciono al principio. 

Muy bueno....

 

Sobre mí como autor.

 

Nací en Zújar (1952, Granada, España) y estoy afincado en Badalona. Autor de novela y cuento con títulos publicados en España, Colombia, México y USA.

 

Soy co-fundador de AEAGRA

(Asociación de Escritores del Altiplano de Granada y Pozo Alcón (Jaén) y colaborador del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía.

 

Finalista en el premio Azorín de novela 2012 de la editorial Planeta y la Diputación de Alicante con la novela “Al lado de tierra santa”  Número uno en ventas en todo el mundo de la editorial Umbriel (Urano) en formato electrónico.

 

Finalista en el premio Hispania de novela histórica 2013 con la novela “Te esperaré en la Alcazaba”

 

Diploma de la fundación literaria Argentina Internacional por el trabajo “El último viaje de mi amigo”

 

VII  Premio de Cartas de amor de la biblioteca de Cúllar (Granada) 

 

Desde hace años que escribo historias y novelas para mis hijos de los que algunos se han publicado y otros quedan por ahí...

 

 

Un poco más sobre mí:

 

Entré al colegio público a los 7 años.

 

Mi niñez, a pesar de los míseros tiempos que corrían, fue perfecta. Mis primeros andares por la vida no pudieron ser mejores pues, aunque nada teníamos, apenas nada necesitábamos. Además allí teníamos campo, naturaleza y, sobre todo, libertad.

 

A los 11 años, después de acabar los estudios primarios y lo que entonces llamábamos "el ingreso" en un curso doble, gracias a don Juan Olivér Pérez, mi gran referencia de maestro que fue el que me preparó para examinarme (gratis) junto a varios cientos de casos similares de la comarca de Baza. Dos conseguimos plaza de internados en un colegio de Granada y,  mediante sendas becas con que el régimen de entonces premiaba así a unos pocos privilegiados, me fui a estudiar a la capital.

 

Y empecé bachillerato en Granada.

 

Más tarde, a final del año 66 y por motivos familiares, nos fuimos a vivir a Barcelona toda la familia. Sin embargo nunca me despegué de mi tierra y, ahora, que tengo más tiempo libre, vivo casi con un pie en cada sitio. En Barcelona compaginé trabajo y estudios, dirigí de joven alguna empresa, después fundé una sociedad mayorista en el gremio eléctrico y posteriormente fui constructor de edificios, que acabó esta funesta crisis que padecemos actualmente.

 

Me considero admirador de los escritores de las generaciones del 27 y del 98, lo que parece ser que se refleja un poco en mis textos.

 

Empecé a escribir tardíamente, pues nunca antes dispuse de tiempo, pero de manera casi casual y en un momento delicado, escribí una novela para mi hija María del Mar en un cumpleaños suyo y desde entonces repito cada año.

 

Actualmente espero el momento de poder jubilarme para dedicarme por completo a mis cosas: la escritura y el campo.

 

(Aunque creo que al ver como pagan a los que hemos trabajado toda una vida, me parece que empezaré a adelgazar cuando eso llegue)

 

 

 

Actividades de AEAGRA
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Antonio Medina Guevara